Siempre buscaremos el mejor bienestar para el bebé, sobre todo en sus primeras semanas de vida. Sin duda, es una de las mayores preocupaciones de los padres y su familia más cercana.

En la tienda online Olmitos, puedes encontrar diferentes modelos de mantas y muselinas ideales para cualquier recién nacido. Además, de muchos accesorios y elementos realmente increíbles que te serán de gran ayuda en los primeros meses del bebé.

Optar por los elementos necesario, ayuda mucho en la tarea de cuidar y criar a un bebé de la manera más cómoda, y no solo cómodo para el bebé, sino también para ti.

En concreto, las muselinas son unas telas de gasa normalmente hechas de algodón, que tienen múltiples funciones, ya que se pueden utilizar como toalla, artículo de apego del bebé, como protector de tu ropa cuando hagas que eche gases, también se puede utilizar a modo de sábana ligera, como protector del sol en un carrito, y todo lo que te imagines.

Por lo que siempre es recomendable contar con más de una muselina al tener tantas finalidades y utilizaciones que vendrán genial.

Si nunca has tenido una muselina, debes saber que la textura de las muselinas es súper suave y agradable, realmente es muy transpirable y que respeta la delicada piel de un recién nacido, la cual, es muy sensible por eso siempre que sea posible opta por muselinas.

Por ello, en este artículo, voy a responderte a algunas de las dudas más comunes que suelen tenerse con respecto a las muselinas y, recuerda, que las mejores opciones están en la web de Olmitos.

¿Cuántas muselinas necesitará un bebé?

Esta es una de las preguntas más comunes que suelen hacerse cuando se espera un bebé. Aunque esto depende de la frecuencia con la que pones una lavadora, la recomendación general es tener al menos 6 muselinas, para que casi dé para una semana completa.

Aunque, como te digo, depende un poco del uso que le des y la frecuencia con la que vayas a lavarlas.

¿Influye la estación del año en la cantidad de muselinas?

Obviamente, si los primeros meses del bebé son en verano, necesitaremos más muselinas debido a que deberemos secar el sudor y que el bebé esté fresco. Además, las muselinas actúan como protector del sol y el calor, algo extremadamente importante.

Por otro lado, en los meses de invierno, aunque las muselinas no se utilicen tanto como las mantas debido al frío siguen siendo esenciales para limpiar mocos, especialmente si el bebé coge un resfriado, algo bastante común.

En las estaciones intermedias, como la primavera y el otoño, las muselinas son versátiles y se adaptan a las cambiantes condiciones climáticas.

¿Cómo lavar una muselina?

Por norma general, se recomienda lavar una muselina con en agua fría si no está muy sucia o en ciclos de lavado a 30 o 40º como máximo y con un detergente o jabón ecológico o natural y sin usar suavizante.

El suavizante hace que el tejido pierda su textura y su capacidad absorbente, por lo que no añadas suavizante al lavarlas a máquina.

Estas, son las consultas más comunes que suelen realizarse en padres primerizos con respectos a las muselinas. Espero que te haya sido de gran ayuda y puedas seguir estar recomendaciones fácilmente.

Pinterest

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

error: Content is protected !!