dormir-lado-radiador

Con estas frías y largas noches de invierno muchos optamos por dejar encendido el radiador, las calderas y la calefacción de nuestro hogar para que caldee un poco la casa. Durante el día, mientras realizamos algunas tareas es totalmente normal tener todo conectado, pero realmente es bueno para nosotros dormir con la calefacción puesta, o peor aún, dormir al lado de un radiador durante toda la noche.

Por esto, en este artículo vamos a ver si dormir al lado de un radiador puede conllevar a algún efecto negativo y que peligros puede llegar a ocasionar.

 

Dormir con un radiador o calefacción

La clave para poder descansar durante la noche es que la habitación se encuentre a unos 20ºC, si la habitación baja de esta temperatura necesitaremos mantas más abrigadas o no dormiremos realmente bien.

Por esto, muchas personas optan por dormir al lado de un radiador lo que puede conllevar a acumular un exceso de calor que pueda interrumpir el sueño o no descansar adecuadamente. Esto sin olvidar los riesgos secundarios y perjudiciales que lleva el hecho de dormir al lado de un radiador.

Tapar el respiradero, caerse al suelo o sobrecalentarse son los peligros más comunes que pueden ocasionarse el hecho de dormir al lado de un radiador sin vigilancia, y que mientras despertamos y somos conscientes del peligro quizás sea algo tarde.

Por otro lado, dormir con la calefacción puesta tendría menos peligros ya que no está pegado a nosotros, sino más bien caldea el ambiente. Otra opción, más segura es optar por mantas térmicas que suelen estar preparadas para este tipo de situaciones.

manta-termica

 

Temperatura idónea para dormir

Según la Sociedad Española de Neumología y Cirugía Torácica (SEPAR) insiste que la temperatura de la habitación donde dormimos es muy importante en la calidad del sueño.

Durante la fase REM del suelo, es decir, la fase de sueño más profunda, se produce un descenso de la temperatura corporal, y debe mantenerse. Por este lado, no sería recomendable dormir al lado de un radiador ya que sería una fuente de calor demasiado directa que podría alterar la temperatura normal de nuestro cuerpo y entorpecer el ritmo y calidad de sueño.

Los médicos aseguran que la temperatura perfecta de la habitación para nuestro descanso debe situarse entre los 18ºC y los 22ºC.

 

Más detalles

Ten en cuenta que estas temperaturas son sugerencias médicas para cumplir con una condición mínima de sueño. Puedes caldear la habitación con ayuda de un radiador, pero no es recomendable debido a los peligros que puede ocasionar dormir al lado de un radiador durante toda la noche.

En cuando a la ropa de cama, una mejor opción para nuestro descanso en invierno es optar por edredones nórdicos, que son más ligeros y cómodos a la hora de fomentar el descanso.

Lo más importante a la hora de nuestro descanso es prevenir que los diferentes aspectos puedan romper el rimo natural de sueño o interrumpir una noche de descanso completa.

Pinterest

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

error: Content is protected !!