elegir-mejor-sandia

Ligera, refrescante y dulce, así es la sandía. Una de las frutas que más se consumen en verano y que es ideal para esos días de piscina o de playa.

La dificultad de encontrar una de las mejores sandías del supermercado es que está totalmente cubierta y no podemos apreciar a simple vista si será de las mejores opciones. Por esto, en este artículo te traigo unos consejos para no fallar nunca (o al menos casi) a la hora de elegir la mejor opción.

 

Elegir la mejor sandía

Para acertar eligiendo la sandía correcta deberás fijarte en las siguientes características clave:

El color y su brillo

Uno de los puntos que nos hace elegir una fruta u otra es si su color es intenso y brilla un poco la piel de esta, al menos solemos hacerlo con frutas como las cerezas, las manzanas o las peras.

Pero lo cierto es que en cuando nos referimos a la sandía esto cambia. Para que una sandía nos salga perfecta para piel deberá tener un aspecto oscuro, sin brillo y con manchas.

Además, si en uno de los lados tiene una mancha amarillo cremoso oscuro, mejor que mejor. Esto significa que la sandía está lista y tendrá un increíble sabor.

 

Sonido

Otro punto que puedes analizar para comprobar el estado de la sandía es a través del sonido. Para hacer esto tendrás que dar unos pequeños golpecitos sobre la piel de la sandía, si el sonido es ahuecado como sino hubiera nada dentro la sandía está lista para consumir

Si, de lo contrario, el sonido es flojo o apenas se aprecia es que esa sandía no va a estar de las mejores opciones.

 

La forma de la sandía

La forma con las que cuenta la sandía también es un punto a tener en cuenta a la hora de tomar la mejor decisión. Te aconsejo buscar una que sea lo más redonda posible y que además no cuente con bultos extraños o esté agrietada, ya que esto implicaría que estuvo recibiendo agua o luz solar por un lado más que por otro afectando al sabor de la sandía.

 

El peso

Otra característica clave que suelen tener las buenas opciones de sandía es que pesan más de la cuenta, es decir, que a pesar de su tamaño pesen mucho más de lo que aparentan.

Si es así, esta sandía es la tuya. Si observas dos sandías que son del mismo tamaño pesa ambas y escoge la que más pese, esto indica que estará más dulce y jugosa.

 

Sandías cortadas

Actualmente podemos encontrar sandías ya cortadas en los supermercados como opción a no tener que llevarse una sandía entera, la verdad puede parecer una ventaja, pero dificulta mucho saber cuál escoger.

Podemos intentar guiarnos un poco por el color de la piel, pero puede llevar a confusiones ya que no la vemos por completo. De igual manera, un pequeño truco para estas situaciones es escoger las sandías que cuenten con las pepitas o semillas más oscuras.

Así, nos aseguramos al menos que esté bien madura y es muy posible que este jugosa y dulce.

 

Conclusión

Hay que tener en cuenta un aspecto importante, y es que, una vez la sandía se recolecta ya no seguirá madurando. Por lo que, opta siempre por la opción más madura ya que no mejorará con el paso de los días.

Saber escoger cual es la mejor opción de sandía es una técnica que se va mejorando con la práctica, pero puedes comenzar a poner en desarrollo todos los consejos que te damos en este artículo.

Pinterest

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

error: Content is protected !!