alimentos restan energia

Como sabemos, los alimentos que conforman nuestra alimentación son muy importantes a la hora de mantener una correcta salud. Necesitamos vitaminas, minerales, proteínas, grasas, hidratos de carbono… pero, aunque necesitamos de todo esto, el exceso de algunos de ellos puede llevarnos a conseguir el efecto contrario.

En este artículo vamos a centrarnos en uno de estos, concretamente en el fosfato, el cual es una partícula que se contiene dentro del fósforo. El fósforo es un mineral que se encuentra íntimamente ligado a la producción de la energía que necesitamos durante el día.

 

La sustancia que te volverá más sedentario

Según un nuevo estudio de la Universidad de Texas en colaboración con la American Heart Association revelaron que el consumo excesivo de fosfatos artificiales puede reducir drásticamente la energía diaria de los consumidores de estos, provocando que una situación en la que se presentan mucho más cansados y sin ganas de practicar deporte alguno.

Esto podría convertirse en una de las razones principales del incremento del sedentarismo y de las cifras de obesidad de la población, especialmente en los niños.

 

Consumo de fosfatos en España

Según la Sociedad Española de Nefrología, el consumo de fosfatos no debería superar las 700mg diarios, así, los efectos nocivos para nuestra salud serían mínimos. Sin embargo, los datos de España son otros, ya que el promedio de consumo diario de una persona en España alcanza los 3 gramos de fosfatos a través de la alimentación. Esto supone más del triple que lo recomendado.

Por esta razón, los responsables del estudio aconsejan revisar los ingredientes de las etiquetas nutricionales para reducir el consumo de alimentos que contengan este tipo de fosfatos. Podremos localizarlos si observamos que en las etiquetas aparece E 338-452.

Igualmente, entre los alimentos que suelen contener este tipo de sustancia se encuentran los refrescos, golosinas, patatas fritas, alimentos procesados, salchichas, algunos quesos o salsas precocinadas.

 

Conclusión

Puedes seguir consumiendo este tipo de alimentos, pero hazlo con vista a los ingredientes con los que cuentan. Siempre será una mejor opción llevar una alimentación saludable con recetas sanas elaboradas por ti misma e ingredientes naturales.

Aunque en este artículo nos hemos centrado más en cómo los fosfatos pueden robarte la energía, también debes saber que su exceso también puede conllevar a problemas de riñón o al desarrollo de enfermedades cardiovasculares. Por lo que, siempre que tengas opción opta por una alimentación variada y saludable.

 

Pinterest

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

error: Content is protected !!