Pasan unas semanas desde tu nueva dieta y vas viendo como la báscula se ha quedado estancada en la misma cifra que cuando empezaste, o peor aún, ha subido todavía más.

Esta es una de las situaciones más comunes que viven algunas personas a la hora de ponerse a dieta por primera vez. Por eso, en este artículo quiero traerte las razones más comunes por la que ocurre este tipo de situaciones.

 

Razones por las que no adelgazas

Entre las razones más comunes por las que algunas personas no consiguen perder peso se encuentran las siguientes:

Eliminar nutrientes

Una de las situaciones más comunes es que al comenzar una dieta, simplemente se limiten a eliminar alimentos porque se asuman que engordan.

Si eliminamos todos los hidratos de carbono, las grasas, aunque sean saludables, apenas nos quedarán alimentos que podamos consumir por lo que presentaríamos algunas carencias nutricionales que dificultarían la pérdida de peso saludable.

 

Calorías vacías

Este aspecto está muy relacionado con el anterior, y es otro de los errores más comunes que solemos cometer a la hora de perder peso.

La idea de que comer menos cantidad de comida nos hará perder peso es errónea, ya que si solo consumimos alimentos fritos con grasas saturadas, bollería o alimentos muy azucarados no conseguiremos nuestro objetivo aunque parezca que apenas comemos nada en todo el día.

Los alimentos ultraprocesados aportarán calorías vacías que nos dificultarán el proceso de pérdida de peso, además de no aportarnos saciedad, por lo que nuestro cuerpo nos pedirá comer más aún.

Opta por alimentos más saludables e ir reduciendo los alimentos procesados y azucarados.

 

Cambios bruscos en la alimentación

Los cambios bruscos en la alimentación nunca son recomendables, por esta razón, al empezar una dieta muy estricta pueden surgir cambios en el humor y el estado de ánimo.

Además, debes tener en cuenta que no se trata de comer menos, sino de comer de manera más saludable.

Este tipo de situación no nos podrán fácil el hecho de perder peso debido a la dificultad mental de todos estos cambios. Además, puede generar una gran carga de estrés debido a que deberemos hacer frente a demasiados cambios repentinos.

 

Estrés y ansiedad

Si contamos con un estilo de vida demasiado estresante, podría ser un obstáculo para el proceso de pérdida de peso.

No dormir bien por las noches, demasiada carga de trabajo o tener ansiedad son nuestros peores enemigos a la hora de conseguir este objetivo.

 

Claves a la hora de perder peso

Recomendado | Perder peso de manera saludable

 

Más detalles

Por tanto, debes saber que no solo se trata de reducir la cantidad de la comida, sino de mejorar su calidad. Debes tener en cuenta que comer menos, no significa comer más saludable.

Recomendado | Calcula cuántas calorías necesitas al día

Una opción muy recomendada es realizar por tu cuenta tu propio menú semanal saludable con el que podrás ir realizando cambios progresivos en tu alimentación sin suponer un sobreesfuerzo excesivo. Así, reducirás la presión por cumplirlo a la vez que consigues resultados poco a poco.

Recuerda que buscamos cumplir el objetivo con una larga duración en el tiempo, por lo que no intentes ir demasiado rápido ya que sino sufriremos las consecuencias del efecto rebote. No podemos pretender arreglar años de mala alimentación en tan solo un mes comiendo saludable.

Todo debe hacerse de manera progresiva para que de verdad acabe funcionando.

Pinterest

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *