mal humor perder peso

Si has comenzando a hacer dieta recientemente y estás comenzando a notar que tu humor está algo sensible con cambios bruscos es hora de que cambies la dieta que estás siguiendo inmediatamente.

En este artículo te explicaré porqué ocurre esto y que puedes hacer para solucionar el mal humor al perder peso.

 

¿Cuál es el problema? 

Cuando comenzamos a tener mal humor al perder peso, es muy probable que estés siguiendo una dieta demasiado estricta o que no se adapta para nada a tu estilo de vida o tu cuerpo.

 

“No se trata de comer menos, sino de comer mejor”

Algunas de las dietas que encontrarás por internet solo te llevaran a un déficit de nutrientes o a comer demasiado poco produciendo una ingesta insuficiente de energía y vitaminas esenciales para el correcto funcionamiento de nuestro cuerpo.

Algunos de los síntomas de llevar una mala dieta son:

Cansancio frecuente y que puede perdurar durante semanas seguidas.
Insomnio
Mal humor
Nerviosismo
Atracones durante la noche
Dolor de cabeza
Debilidad muscular (como si tuvieras gripe)
Resfriado frecuente
Las heridas tardan mucho más en curarse
diarrea o estreñimiento, según la persona

Y si se prolonga la situación podremos llegar a síntomas más graves como pérdida de la menstruación en mujeres, depresión, pérdida del pelo o descamación de la piel y el cuero cabello.

 

menu-semanal-saludable

 

Cómo evitar el mal humor al perder peso

Si buscas perder peso, la mejor opción como siempre menciono es ir cambiando tus hábitos alimenticios a través de un menú semanal que hagas tu misma.

La idea es que añadas las comidas de la semana y cada vez que comiences una nueva semana sustituyas un alimento insano o procesado por otro más saludable, así poco a poco irás cambiando los hábitos.

Por ejemplo, rellenamos el menú de toda la semana con lo que solemos comer cada día, y por ejemplo el jueves que teníamos para merendar una chocolatina la eliminamos. Y la sustituimos por una manzana.

Ahora cada jueves ya no tendremos la chocolatina, y así cada semana un pequeño cambio.

Conseguirás perder peso de manera saludable evitando los atracones por la noche y el resto de síntomas que surgen al llevar una dieta demasiado restrictiva. Además de conseguir tu objetivo y mantenerlo en el tiempo.

Efecto rebote

Otra de las razones por que sería una buena idea llevar un menú semanal a tu estilo es evitar el efecto rebote. Me explico, si llevas una dieta muy estricta que no va contigo podrás cumplirla con fuerza de voluntad y sacrificio, claro.

Pero no habrás aprendido a comer sano, solo habrás seguido las normas de la dieta. Cuando consigas perder peso lo normal será dejar la dieta y volver a tus hábitos normales porque la dieta fue solo temporal.

Al incrementar de nuevo la ingesta calórica al nivel anterior o incluso incrementarlo más para compensar el tiempo de la dieta, subiremos de peso incluso más que antes de comenzar a perder peso.

Y así, sería un bucle que cada primavera – verano repetiremos, comenzando una dieta que nos llevará a mal humor por perder peso.

Por esto, la mejor opción que se me ocurre es la que te comentaba en cómo evitarlo, haz tu propio menú semanal poco a poco, y ve incorporando pequeños hábitos saludables para ir adaptándote y mantenerlos en el tiempo de manera sencilla.

Pinterest

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

error: Content is protected !!